RESISTO CON ALEGRÍA Y PREGUNTO.

 

RESISTO CON ALEGRÍA Y PREGUNTO.

No en pocas ocasiones pensamos que tan resistentes o resilientes somos ante las cosas que nos suceden y no salen como estamos planeándolas. ¿Qué te viene a la mente cuando te haces esta pregunta? La resiliencia la asociamos a la perseverancia que tenemos cuando queremos alcanzar algo que creemos debe ser lo mejor para nosotros o un grupo de interés en especial. 

Pero esta es una interpretación desde el punto vista terrenal y debemos tener en cuenta que las situaciones se nos van dando como mensajes de prueba que el Señor nos pone permanentemente para avisarnos sobre riesgos que podemos estar enfrentando y los desconocemos. Es una advertencia que nos muestra que debemos estar atentos con las señales que Cristo nos envía. Al fin y al cabo, estas angustias que se nos generan son temporales porque si recapacitamos y entendemos los mensajes de Dios y los aplicamos, vendrá la recompensa. 

En Hebreos se menciona que los cristianos sufrían por su actitud gozosa. No disfrutaron del dolor y las dificultades, pero sabían que todo era parte del plan de Dios para su bien y en última instancia, tendrían una gran recompensa en el cielo. Nosotros también podemos soportar las dificultades con gozo en el Señor, quien nos consuela y fortalece a través de ellas y promete mantenernos sanos y salvos. Hebreros 10: 32-39. 

Una herramienta clave es saber hacer preguntas para entender nuestro entorno y poder encontrar ideas que nos ayuden a salir de la incertidumbre. Aquí hay unos grupos de tipos de preguntas que ayudarán mucho para nuestro análisis. 

Interacción / relación personal poderosa.

Cuando una mujer samaritana vino a sacar agua, Jesús le dijo: "¿Me das de beber?". La mujer samaritana le dijo: “Tú eres judío y yo soy una mujer samaritana. ¿Cómo puedes pedirme una copa? " (Porque los judíos no se asocian con los samaritanos.)   Juan 4: 7-9.

Acerca de las preocupaciones. 

“Por eso les digo, no se preocupen por su vida, qué comerán o beberán; o sobre tu cuerpo, lo que te pondrás. ¿No es la vida más que la comida y el cuerpo más que la ropa? Mira las aves del cielo; no siembran ni cosechan ni almacenan en graneros y, sin embargo, su Padre celestial los alimenta. ¿No eres mucho más valioso que ellos? ¿Puede alguno de ustedes, al preocuparse, agregar una sola hora a su vida? “¿Y por qué te preocupas por la ropa?  Mira como crecen las flores del campo. No trabajan ni hilan. Sin embargo, les digo que ni siquiera Salomón en todo su esplendor se vistió como uno de ellos.        Si así es como Dios viste la hierba del campo, que hoy está aquí y mañana se echa al fuego, ¿no te vestirá mucho más a ti, a los de poca fe?  Mateo 6: 25-30. 

Para discernir sobre algún tema.

Entonces Jesús les preguntó:  "¿Qué es lícito en sábado?: ¿hacer el bien o el mal, salvar la vida o matar?"   San Marcos 3: 4.

Si un hombre tiene cien ovejas y una de ellas se extravía, ¿no dejará las noventa y nueve en las colinas para ir a buscar la que se perdió?   Mateo 18: 12b.

Cuestionamientos directos.

"¿Pero ¿Qué hay de ti?" preguntó. "¿Quién dices que soy?" Pedro respondió: "Tú eres el Mesías".   San Marcos 8:29.

Sobre riesgos económicos.

“Supongamos que uno de ustedes quiere construir una torre. ¿No querrá sentarse primero y calcular el costo para ver si tiene suficiente dinero para completarlo?  Porque si pones los cimientos y no puedes terminarlo, todos los que lo vean se burlarán de ti, diciendo: "Esta persona comenzó a construir y no pudo terminar".  “O supongamos que un rey está a punto de ir a la guerra contra otro rey. ¿No se sentará primero a considerar si podrá, con diez mil hombres, oponerse al que viene contra él con veinte mil? Si no puede, enviará una delegación mientras la otra aún está lejos y pedirá condiciones de paz.   Lucas 14: 28-32.

Estos grupos de preguntas son un ejemplo de cómo podemos ser acertados si las hacemos oportunamente dependiendo del tema que estemos enfrentando. Preguntamos porque no sabemos o porque queremos ahondar en un tema de interés especial para ser asertivos.

Como pueden ver, son preguntas sacadas del mejor libro de administración escrito sobre la tierra, La Biblia, que las compendia a través de los 4 Evangelios y fueron formuladas por el mejor comunicador que ha existido, Cristo.  

Comentarios

Entradas populares de este blog

Y TUVIMOS QUE SALIRNOS DEL CAJÓN - PRIMERA PARTE

NUESTROS PROBLEMAS Y CÓMO MITIGARLOS

LA CONVERSACIÓN Y LA COMUNICACIÓN.